¿Se puede tomar paracetamol e ibuprofeno juntos?

Aunque la práctica de mezclar los dos fármacos parezca segura, es importante saber los criterios médicos para hacerlo.

A pesar de las indicaciones, automedicarse con paracetamol o ibuprofeno ante alguna dolencia leve es algo muy común. Aunque es cierto que a bajas dosis suelen ser seguros, muchas personas exceden la dosis habitual de consumo o los toman por cualquier tipo de dolencia.

En personas sanas, no deberían producirse efectos adversos, pero siempre hay excepciones, y en personas con determinadas patologías pueden estar contraindicados totalmente. Te contamos todo lo que tenés que saber, pero igual te recomendamos que acudas al médico por cualquier problema de salud.

QUÉ ES EL PARACETAMOL

Es un analgésico y antipirético. ¿Qué significa? Mejora síntomas como el malestar, el dolor o la fiebre. Es el medicamento más leve, pero no por ello el menos potente. Su uso es más seguro que el ibuprofeno, pero no carece de contraindicaciones o efectos adversos en determinados casos. De hecho, un exceso de dosis puede ser muy perjudicial e incluso letal.

QUÉ ES EL IBUPROFENO

Es un antiinflamatorio no esteroideo o AINE y tiene funciones similares al paracetamol. ¿Qué significa? Mejora síntomas como el dolor, la fiebre y las inflamaciones articulares o musculares. Tiene más contraindicaciones y no debería tomarse en casos de hipertensión, enfermedad cardio o cerebrovascular o enfermedad renal, entre otras.

¿TOMARLOS JUNTOS ES SEGURO?

El ideal indica es seguro combinar paracetamol e ibuprofeno. Es altamente recomendable empezar primero con un fármaco: o ibuprofeno o paracetamol. En caso de malestar o fiebre, el paracetamol es mejor opción, mientras que ante el dolor muscular, el ibuprofeno puede ser mejor opción, aunque ambos tienen potencial analgésico.

En casos determinados, es habitual que se receten de forma conjunta y alternándose: cada 4-6 horas. En estos casos lo que se busca es alargar el efecto de ambos, ya que es posible que no lleguen a darse las mejoras estipuladas durante las típicas 8 horas de separación entre fármacos.

Aún así, debe vigilarse que no se excede la dosis máxima de ninguno de los dos. En el caso del ibuprofeno, se desaconseja superar los 600 mg cada 8 horas, mientras que en el caso del paracetamol no deben superarse los 1000 mg cada 8 horas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × tres =