En medio del escándalo por infidelidad, Pepe Cibrián fue acusado de «maltratador y dictador»

Lara Sambert, exparticipante del Cantando por un Sueño 2011, arremetió contra el dramaturgo.

Pepe Cibrián se encuentra bajo el reflector por una serie de duras acusaciones en su contra de parte de una exparticipante del Cantando por un Sueño 2011, Lara Sambert, quien relató duros momentos que vivieron amigos suyos y lo acusó de maltratador y dictador.

La artista aseguró que el dramaturgo de 74 años obligaba a sus bailarines a arrastrarse por un piso roto astillado. «Ha sido un gran formador de artistas porque el nivel de exigencia que él implementaba en los ensayos y en las audiciones lograba sacar lo mejor de todos, pero a cuestas de que también pasaran momentos espantosos», dijo Sambert.

«Se sacaban las astillas de madera de la cola con pinzas de depilar porque se le ocurría que durante 10 horas tenían que ensayar sobre su propia cola en el desastroso piso del Teatro del Globo. Era una dictadura», contó la artista en diálogo Ulises Jaitt, conductor de “El Show Del Regreso” por Radio Ensamble.

En ese sentido, Sambert se mostró comprensiva de los motivos de los bailarines para someterse a este esfuerzo: «Muchos de estos bailarines, que por dos pesos, por querer hacer una carrera y por una posibilidad para empezar a crecer y tener contactos de otros trabajos, ellos hacían cualquier cosa…».

Además, la compositora recordó cuando el director disparó contra la casi campeona de «MasterChef Celebrity 2»: «Cuando veo que a Georgina Barbarrosa le contesta una barbaridad, comparando lo que ella le estaba diciendo a cuando tuvo cáncer, me pareció de un nivel de violencia. ¿Cuándo vas a aprender a ser buena persona?».

«El dolor que es eso. Las chicas venían con las medias cancán llenas de astillas de pedazos de madera. Es un asco. Llegaba al vestuario y encontraba a mis compañeras llorando, y no parecía que iban a un ensayo, sino al ejército. Estos maltratos no se cuentan en el ambiente porque necesitan proteger sus sueños de ser destruídos», lamentó.

«Yo nunca fui a ver una obra de él porque darle de comer una persona que es capaz de semejante crueldad… no lo puedo avalar. Es una tortura. Este señor se llenó los bolsillos toda la vida pagando mal y maltratando a compañeros míos. Es muy talentoso tanto para formar artistas como para armar las obras que él hace, pero hay una parte humana que le falta enormemente. Es un dictador», argumentó Sambert sobre el control de Pepe Cibrián en el teatro.

Y cerró contundente al mencionar otros directores y artistas que la hicieron sufrir en el ambiente artístico: «Ricky Pashkus es lo mismo, pero no es maltratador. Gustavo Yankelevich me hizo un contrato por exclusividad y me arruinó la carrera porque decidió no darnos trabajos por la crisis del 2001, nos cajoneó. Yo tuve un intento de suicidio después de eso. Después de 10 años lo volví a intentar con Gino Renni que me quiso violar».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

18 − 10 =